carlosliendro

LITERATURA

LA FUERZA DE LAS COSAS

Escrito por carlosliendro 10-11-2014 en ENSAYO. Comentarios (0)


Pensaban llevar una vida de profesores. Escribir libros, viajar, dar conferencias. Todo eso tenían pensado a los veintipico de años. Pero vino la guerra. Los alemanes ocuparon París y dividieron Francia. Algunos entraron en la resistencia, otros fueron colaboracionistas. La intelectualidad francesa, hoy, entró en la sospecha.

Hace poco días vi varios documentales sobre la pareja Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre. De la autora de 'El segundo sexo' se cumplen 100 años de su nacimiento, y más allá que sea recordada o no (reconocida por la nuevas generaciones) nos ha dejado varios libros para hablarnos de los acontecimientos de la postguerra.

Antes de leer su memorias (tiene varios tomos entre ellos 'La fuerza de las cosas') la conocía como la compañera de Sartre y de toda la filosofía que exhalaban: el existencialismo. Por un momento se tranformó en una moda, no solo literaria, sino de música (Jazz) y canciones (Juliette Greccó, Boris Vian), teatro, cine. Una generación que salía de la guerra. Como nadie ella plasmó ese clima en 'Los mandarines', en la ficción, era la vida de sus amigos, su amantes, de quienes admiraba. Aparecían Sartre, Camus, Koestler, Malraux.

Firmaron juntos el manifiesto de los 121. Donde pedían la liberación de Argelia y que terminaran con las torturas que hacían los soldados franceses. A Sartre le pusieron una bomba en su departamento como advertencia. La OAS (la organización del ejército francés en su colonia de Argelia, por 1962, no entregaba las armas y querían realizar un golpe a De Gaulle) Una vez que comprobaron que no tenía apoyo vinieron para Argentina (a dar clases de torturas y contrainsugencia).

En el documental (circa de 1967) la tv canadiense logra retratar de la mano de Claude Lanzmann (periodista y redactor de 'Les temps moderns', que fue su amante) a una Simone hablando de su infancia, juventud, del compromiso por la liberación de la mujer. Del éxito de su libro- antropológico- sociológico 'El segundo sexo', para colocar en el centro del tema y la militacia, la liberación de la mujer. Era conocidas sus frases de como la mujer era sometida en su hogar, en el trabajo. Si la mujer no era incorporada a la fuerza productiva de trabajo era una manera de tenerla apartada de los cambios que debían realizar. Era la lucha por sus Derechos.

Mostraba en esa entrevista lugares de París donde vivió, donde se crió Sartre en París; hasta aparece una pequeña entrevista a la madre de Sartre con 85 años. Resulta no solo tierno o risueño escuchar a la madre del filósofo y dramaturgo hablar de su hijo 'Poulou'. De haber existido más tecnología en Viena por 1910 me resultaba como escuchar a la madre de Freud hablando de su hijo.

Viajaron por muchas partes del mundo: Europa, China, Egipto, Brasil, Cuba, apenas realizada 'la revolución sobre el azúcar'. Existe una famosa foto de los dos intelectuales con el Che Guevara.

También hace poco fueron traducidos su libros de viajes 'Viaje por América'. Mientras Sartre se quedaba en París, ella viajaba con su amante- un escritor norteamericano- por centro- américa, México, y la EEUU de California a New York.

Un poco antes de la muerte de Sartre, ellos que vivían cerca, salieron una serie de entrevistas que para el común sonaba muy crudas. Mientras Sartre (con situaciones propias de la edad, su ceguera, sus problemas de incontinencia) recordaba los perídodos de entreguerras, y sus amigos- con quienes se había peleado (Merleau Ponty, Camus, y muchos de los escritores y periodistas que pasaron por su afamada revista), ella le seguía preguntando cuestiones muy del pasado y de situaciones más íntimas. Hasta allí- según creo-no estaban publicados sus 'Diarios' y viajes por América.

Después como a muchas mujeres se comienza a hablar de su lesbianismo y la crítica confunde todo con el asunto del amor libre.

En los 'Diarios' y los viajes con su amante-escritor, queda más claro qué sucedia entre ellos: el respeto, la creatividad, el amor y la incondicionalidad que le tenía a el autor de 'El ser y la nada'.


GABO: CIEN AÑOS SIN SOLEDAD

Escrito por carlosliendro 18-04-2014 en ENSAYO. Comentarios (0)


Murió el Cervantes del siglo XX. porque ya era un clásico sus 'Cien años de soledad' para la lengua española. Fue traducido a treinta y cinco idiomas. Entre las miles de anécdotas que se cuentan, está aquella- creo que en Rusia- que luego de leer el libro una persona se puso a copiarla para tratar de entender como había cruzado los personajes.

Norman Mailer era otro gran admirador del Gabo. Lo que contaba en pocas paginas decía el autor de 'Los desnudos y los muertos' era imposible para él. En esas páginas ya estaba la vida de todo lo que iba a desarrollar de la trama, pero lo que más admiraba era el estilo antes que la estructura.

De la 'santísma trinidad', en la época del boom hay varias historietas. Una de ellas era la trompada que le pegó 'Varguitas', cuando comenzaba a despegarse del marxismo latinoamericano. García Márquez siempre fue coherente. estuvo al lado de la revolución cubana: en las buenas y las malas. Creo allí junto a el cineasta Fernardo Birri, una escuela de guión cinematográfico. Fidel se ocupó de conseguir el inmueble para que cuanto antes comenzaran los seminarios y los cursos.

Nunca permitió que se filmara su libro CIEN AÑOS DE SOLEDAD, ya sabía que cuando alguien vende su 'alma al diablo', puede suceder cualquier cosa. había visto como destrozaron algunos dre sus cuentos y novelas.

El Gabo era muy supersticioso. Por eso dicen que nunca más quiso volver a Buenos Aires. Allí donde un editor descubrió esa novela, que se la iba mandando por capítulos; hasta que al final salió de este sello del sur y fue el mayor éxito entre sus libros.

Cuando fue a recibir el Premio Nóbel de Literatura, en 1982, tuvo una fuerte custodia, porque había alguien que le enviaba - en chiste y con un fuerte humor negro- que lo iban a matar. Ahora ya la leyenda- como en realismo mágico- dice que esa broma él se la hizo a Pablo Neruda cuando fue a recibir el Nóbel.