DESCONFIAR DE LAS IMÁGENES- Harun Farocki in memoriam

Escrito por carlosliendro 10-08-2014 en homenaje. Comentarios (0)

Fallecido la semana pasada y considerado 'el guerrillero del cine', perteneció a la escuela de Berlín, junto a Herzog, Wenders, Fasbinder, a los que acusó de venderse al sistema (por lo menos a los dos primeros), escribió en la revista Filmskritik, era contemporáneo, rebelde y revolucionario como quiso serlo Jean- Luc Godard, con quien más identificaba.

Enseño en varias universidades: Berkeley, California, Viena, Berlín. Su cine era experimental y encontró una meJor manera de hacerlo conocer a través de los museos del mundo con sus videomuestras(VIDEOINSTALACIONES

INMERSIÓN

in memoriam de Harun Farocki

Cuando me enteré que ya están los aviones teledirigidos, conocidos como drones, y que van a ser usados en la próxima guerra, me dije: otro avance brutal en el camino del tropismo humano.

Al paso que nos marcan los complejos industriales- militares nosotros somo hoy los futuros dinosaurios, antes de que caiga un meteorito.Ya no hay más sufrimiento en ver como se destruyen pueblos (los ejércitos norteamericanos en Vietnam) con diversas armas desde el aire: matar sin ningún estado de conciencia sobre el dolor que se inflige a otros. Con las armas robotizadas, que aparecen en video- juegos (de destrucción) para niños como un mero entrenamiento, será más fácil no sentir nada si se mata o no se mata.

Harun Farocki- checo, de lengua alemana- quien enseñó por muchos años cine en Berlín, con sus últimos documentales nos describe las secuelas que dejan las guerras. Él las vivenció desde que los nazis se apoderaron de Checoslovaquia a fines de la década del 30.

'Inmersión' es una de ellas. Muestra las situaciones postraumáticas de los soldados que han vuelto de Afganistan. Se (o los) someten a revivir lo que han sufrido. Es una técnica de la psiquiatría y psicología cognitiva- conductal: revivir el trauma. Algo que -de una manera más subliminal- nos fueron acostumbrando los medios. Es el mundo de la imagen, la percepción y la memoria, donde se intenta suprimir la emoción.

El fantasma de Orwell (1984) sigue recorriendo el mundo.

(aparece en el libro LACAN EN NEW YORK)